La consignación judicial del pago de beneficios sociales del trabajador como mecanismo alternativo de liberación de deudas laborales del empleador

La consignación judicial del pago de beneficios sociales del trabajador como mecanismo alternativo de liberación de deudas laborales del empleador

INTRODUCCIÓN

Todo trabajador que se vincula formalmente con su empleador, devenga a su favor beneficios laborales, los cuales le son otorgados en función del tiempo de servicios efectivo –llámese tiempo efectivamente laborado según jornada de trabajo establecida–, que presta a favor del empleador, y en virtud del régimen laboral que tiene este último. Cada uno de dichos beneficios laborales (como la Compensación por Tiempo de Servicios, gratificaciones legales, vacaciones, utilidades, etc.,) que devenga todo trabajador a su favor en virtud de la prestación de sus servicios temporales, tienen un periodo específico o plazo efectivo en el cual deben ser reconocidos, calculados y abonados por parte del empleador. Este tiempo, generalmente, está establecido por las normas particulares que regulan cada uno de estos beneficios laborales.

  1. CONSIDERACIONES LEGALES SOBRE LA OBLIGACIÓN DE PAGO DE LOS BENEFICIOS LABORALES A LA FINALIZACIÓN DE LA RELACIÓN DE TRABAJO

La liquidación de pago de beneficios laborales devengados por el trabajador, debe ser calculada y entregada efectivamente al trabajador dentro de las cuarenta y ocho (48) horas siguientes de haberse decretado o establecido por las partes la extinción de la relación de trabajo que convinieron celebrar, así lo establece expresamente el artículo 5 numeral 5.4 del Decreto Supremo Nº 005-2002-TR – Reglamento de la Ley que regula el otorgamiento de gratificaciones para trabajadores del régimen de la actividad privada por Fiestas Patrias y Navidad.

Cabe resaltar el hecho de que la inobservancia del plazo para el otorgamiento de la liquidación de beneficios laborales de un trabajador, conlleva a que el empleador este incurso en infracción laboral, fuera del devengue del interés que empezará a correr desde la fecha de incumplimiento hasta la fecha efectiva en que el empleador reconozca y otorgue el pago de los beneficios laborales respectivos(3). Efectivamente, tal como expresamente lo establece el artículo 24, numeral 24. 4 del Reglamento de la Ley General de Inspección de Trabajo. “No pagar u otorgar íntegra y oportunamente las remuneraciones y beneficios laborales a los que tienen derecho los trabajadores por todo concepto (…)”.Se constituye como una infracción de carácter grave en materia de relaciones laborales, con la posibilidad de que el empleador sea infraccionado, según régimen laboral y número de trabajadores.

 

  1. SUPUESTOS DE DESVINCULACIÓN A TRAVÉS DE LOS CUALES SE PUEDE GENERAR CONTINGENCIA EN EL OTORGAMIENTO DE LA LIQUIDACIÓN DE BB.SS.

Cuando concluye toda relación de trabajo suscitada entre empleador y trabajador, lo idóneo y normal es que el trabajador, consciente de que ha generado un monto de liquidación de beneficios laborales que se le devengaron a lo largo de la vinculación laboral acaecida, se apersone en el plazo de ley –cuarenta y ocho horas–, para observar y recoger su liquidación de beneficios sociales, en virtud de ser, dicha liquidación, una forma de palear o contrarrestar los efectos inmediatos de la desvinculación, lo que podríamos traducir como la contingencia derivada del hecho de que dicho trabajador ya no va a tener un ingreso mensual fijo con el cual atender sus necesidades básicas o la de su familia, de ser el caso.

Sin embargo, el hecho de que el trabajador no se apersone a recoger el monto de su liquidación de beneficios sociales, y por ende, no firme la hoja de liquidación respectiva que se le entrega para constatar y guardar recaudo del cumplimiento efectivo de esta obligación por parte del empleador, puede deberse singularmente a distintos aspectos o situaciones relacionadas con la forma en cómo dicho trabajador se desvincula del empleador. Repasaremos entonces las más aparejadas a la realidad laboral peruana:

  1. La forma de desvinculación laboral ) La forma de desvinculación laboral que operen las partes de la relación de que operen las partes de la relación de trabajo; entre las distintas formas de extinción de la relación de trabajo que por normativa expresa(5) se pueden operar, encontramos a la renuncia del trabajador sin observar la no exoneración del plazo de ley resuelto por su empleador para que opere legal y formalmente la desvinculación laboral, lo cual puede conllevar inclusive a la configuración de la falta grave de abandono de puesto de trabajo por parte del trabajador, el cual, consciente de que puede causar un efecto perjudicial en la unidad productiva del empleador, decide no acercarse más a las oficinas de este último en búsqueda del otorgamiento de su liquidación de beneficios laborales.
  2. El fallecimiento sobrevenido al ) El fallecimiento sobrevenido al trabajador; Otra de las causas por las cuales un trabajador puede llegar a no apersonarse a recepcionar el monto de su liquidación, de beneficios sociales practicado por su empleador, es debido a su fallecimiento. En este caso, existe una justificación para que el trabajador no se apersone al recojo de su liquidación, pero este hecho no constituye una salvedad a la norma que establece la obligación por parte del empleador para que no entregue debidamente el monto de liquidación respectiva, ya que en este caso, la entrega deberá materializarse a través de los deudos o herederos debida y formalmente declarados del trabajador, a quienes el empleador deberá requerir para poder liberarse de su obligación de pago.
  • MECANISMOS PARA MATERIALIZAR FORMALMENTE EL PAGO DE LA LIQUIDACIÓN DE BB.SS., PESE A LA PRESENCIA DE CONTINGENCIAS LABORALES

Para mitigar los efectos adversos de esta contingencia laboral, el empleador esta premunido de dos mecanismos, igual de efectivos, aunque en cuanto a su tramitación, más y menos onerosos en su contra. Estos dos mecanismos procederemos a detallarlos, dándole mayor énfasis al mecanismo que da pie a la elaboración del presente informe. Estos mecanismos son:

  1. El requerimiento expreso al trabajador para su apersonamiento al recojo de la liquidación de BB.SS., practicada oportunamente: Una vez que cesa a relación de trabajo y habiendo el empleador practicado la liquidación de los beneficios laborales a los que tiene derecho percibir su extrabajador, este procede a requerirlo de forma expresa y cierta, a efectos de que el trabajador proceda a recoger el monto de liquidación resultante. Sin embargo, estando en la posibilidad de no poder requerir expresa y directamente al trabajador para este hecho, surge como alternativa la posibilidad de agotar todos los medios prudentes para poner en conocimiento efectivo del trabajador su derecho de cobro.

Surge la posibilidad de que el trabajador este absolutamente ausente, como en el caso de fallecimiento sin conocimiento del empleador, o simplemente decida desaparecer de la esfera de trabajo –por los supuestos de renuncia, realización de una falta grave laboral u otro hecho–, con lo cual imposibilite que el empleador pueda accionar los medios alternativos efectivos para poner en su conocimiento el hecho de que puede apersonarse para el otorgamiento de su liquidación de beneficios socio laborales. Ante este hecho, bastaría con que el empleador curse una comunicación en vía notarial, la cual deberá ser enviada al último domicilio real consignado en el centro de trabajo por parte de su trabajador –vía declaración jurada o consignada en el contrato de trabajo–, donde pueda enviar dicha misiva notarial, la cual, le dará fecha cierta de entrega a la comunicación procediendo, de este modo, a liberar al empleador de la obligación de buscar al trabajador para la entrega del monto de liquidación, la de pagar intereses, y la posibilidad de ser multado. Ello, debido a que agotó los mecanismos mínimos para informar debidamente a su trabajador que su derecho de cobro puede pasar a ser satisfecho.

Entonces, el hecho de que el empleador requiera notarialmente al trabajador a efectos de que este último se apersone a recoger el monto de beneficios sociales incluidos en su liquidación respectiva, servirá para desatender o desconfigurar cualquier solicitud de reclamo que dicho trabajador pueda exigir en el pago de los beneficios no cobrados o presentar el reclamo debido a la AAT, ya que se entiende que el empleador habría cumplido –en virtud de la entrega de dicha misiva notarial–, con poner a disposición la liquidación respectiva, y del mismo modo, su deseo de entregar el monto respectivo, y con lo cual, la acción del trabajador devendría en una acción animadversa o antojadiza que solo buscaría perjudicar a su ex empleador con la imposición de multas o la determinación y devengue de intereses a su favor.

A continuación, proponemos un modelo referencial del contenido que debería versar en una carta notarial en la cual el empleador busca requerir a su trabajador a efectos de que pueda apersonarse a sus instancias con la finalidad de procurarle el pago de la deuda laboral:

a

 

  1. La consignación judicial del pago de la liquidación de los beneficios sociales del trabajador: Otro mecanismo alternativo de liberación de la deuda laboral del empleador derivada del otorgamiento de los beneficios laborales pendientes de entrega al trabajador, lo constituye el hecho de recurrir a la judicatura respectiva con la finalidad de accionar un proceso judicial, el mismo que inicia con la presentación de una solicitud por escrito del empleador dirigida al juez, con la finalidad de que este último, investido con su poder jurisdiccional, proceda a requerir al trabajador para que se apersone a la instancia judicial a efectos de recoger el monto dinerario derivado de la liquidación de sus beneficios laborales practicada por su ex empleador.

Este mecanismo, tal vez, a diferencia del anteriormente tratado, libera absolutamente al empleador de su obligación de pagar el monto de beneficios laborales pendientes, confinando todo vestigio de multa por infracción, generación de los intereses respectivos e inclusive ayudará al manejo contable y tributario de la unidad productiva del empleador, en la medida de que, consignando el monto pendiente de pago, este podrá dar el tratamiento de cuentas pagadas efectivamente con las connotaciones contables y tributarias que ello trae consigo. Es decir, este mecanismo ayuda a formalizar definitivamente la desvinculación del trabajador y el manejo interno de la empresa, al no tener que cargar con la deuda hasta el plazo de prescripción que dicta la norma laboral(6) para que el trabajador pueda reclamar el monto de beneficios laborales que le hayan quedado pendientes de pago. Caso contrario a lo que sucede cuando el empleador solo se limita a enviarle la comunicación notarial para que el trabajador se apersone a la empresa a cobrar sus beneficios, ya que, cabe la posibilidad de que aun así el trabajador no se apersone, con lo cual, el empleador deberá seguir cargando la cruz del pago de esta obligación, lo que repercutirá definitivamente en el manejo, más que todo tributario de sus ingresos, rentas y posibles deducciones al impuesto respectivo.

Particularmente, sobre el proceso no contencioso de consignación de pago, los profesores Vinatea y Toyama(7), establecen que: “En el Derecho Privado, el pago por consignación constituye una forma de extinción de las obligaciones, que se aplica cuando el deudor se encuentra impedido de realizar un pago directo, debido a la negativa o falta de colaboración del acreedor; o también cuando por diversos factores ajenos a la voluntad del acreedor que igualmente impiden la verificación del pago. En la práctica laboral, este es uno de los procesos no contenciosos más comunes, consistente en el depósito de los beneficios sociales por el empleador ante una negativa de los trabajadores de cobrarlos”.

Sobre la obtención del certificado de depósito judicial emitido por el Banco de la Nación, como paso previo a la interposición de la solicitud de consignación judicial del pago de BB.SS: Todo empleador, previo a operar su decisión de consignar judicialmente el monto de la liquidación de los beneficios sociales de su ex trabajador, deberá imputar el pago en el Banco de la Nación, siguiendo el procedimiento establecido por dicha entidad.

Las modalidades para la obtención del certificado de depósito judicial el cual será adjuntado como anexo capital para la procedencia de la solicitud judicial, lo que estudiaremos líneas más adelante, son dos:

  1. a) Depósito judicial del monto en efectivo:

Siendo un procedimiento exclusivamente regulado por el Banco de la Nación, el depósito en efectivo del monto de la liquidación deberá realizarse llenando el formulario denominado “Memorando para constituir un depósito Judicial/ Administrativo” que brinda en físico el referido Banco, e incluyendo en el mismo los siguientes datos:

  • Importe a consignar (Monto total de la liquidación realizada, menos descuentos).
  • DNI / RUC del demandante (empleador), demandado (ex trabajador), y depositante (nombre de la persona que va a realizar personalmente el trámite).
  • Motivo del juicio.
  • Juzgado (En este caso no se incluirá este dato por tratarse del inicio del proceso, por lo cual aún no se le asigna un juzgado específico).
  • Domicilio (en caso de conocer el domicilio del juzgado deberá consignarlo).
  • Lugar y fecha de emisión.
  • Firma del depositante.
  1. Depósito judicial del monto mediante cheque:

Otra forma que tiene el empleador de realizar el depósito judicial del monto resultante de la liquidación de BB.SS. de su ex trabajador –y a nuestro modo de ver, más seguro–, a efectos de iniciar el proceso judicial respectivo, es a través de la emisión de un cheque, pero si la emisión se efectúa con cheque de otro banco, este deberá ser de Gerencia o Certificado, de la misma plaza y girado a la orden del Banco de la Nación, el mismo que deberá ser acompañado de una carta de la empresa en hoja membretada.

Competencia por materia y territorio para la tramitación del proceso: En este punto, la nueva Ley Procesal del Trabajo a determinado en sus artículos 1 y 6 que, en los asuntos no contencioso, y con independencia de la cuantía del monto a ser consignado por beneficios laborales del ex trabajador, el juzgado competente para ventilar y resolver este proceso es el Juzgado de Paz Letrado, siendo la competencia por territorio, el juzgado de paz letrado donde se ubica el domicilio del ex trabajador, mas no el del lugar donde se desenvolvió la relación de trabajo. Entonces, para determinar el lugar (ciudad y distrito) donde el empleador deberá presentar la solicitud de consignación judicial, bastará que este atienda, con orden de prelación, al domicilio consignado en el contrato de trabajo suscrito por el trabajador, aunque de haber una declaración jurada de cambio domiciliario actualizado por el trabajador, se deberá atender a este.

Sobre la presentación de la solicitud de consignación judicial: Una vez

Realizada la consignación judicial respectiva y otorgada que haya sido el certificado de depósito judicial en el Banco de la Nación, se procede con la elaboración de la solicitud propiamente dicha. En esta, el empleador deberá cumplir, en la fundamentación de hechos, con exponer y demostrar claramente la forma de desvinculación laboral suscitada, lo que da pie al cumplimiento de su obligación de pagar la liquidación de beneficios laborales de su ex trabajador, y siempre tratando de reunir los mismos requisitos procesales(8) exigidos para la presentación de cualquier demanda en la vía contenciosa.

El sustento de la solicitud devendrá del total de documentos que anexará a la misma, los que constituyen medios probatorios que deberán corroborar, la forma de extinción de la relación laboral suscitada y expuesta en la fundamentación de hechos, la liquidación de los beneficios propiamente dicha, el requerimiento para el acercamiento de pago cursado a su extrabajador, de ser el caso, y principalmente el certificado de depósito judicial que dará pie y nacimiento a la consignación judicial de pago que se encuentra iniciando. Los principales anexos que se acompañan al escrito de esta solicitud de consignación judicial son:

  • Copia legible del documento nacional de identidad del demandante o de ser el caso del representante legal de la empresa.
  • El documento vigente que designa y acredita al representante legal y/o poder inscrito en el registro respectivo, del tercero apoderado que pueda ejercer la comparecencia en el proceso.
  • Todos los medios probatorios destinados a sustentar tanto el petitorio como la fundamentación de los hechos expuestos, los cuales se anexarán por separado constituyendo cada uno de dichos medios probatorios un anexo a ser debidamente identificados en la solicitud respectiva. Para este caso particular se deberán adjuntar el certificado de depósito judicial emitido por el Banco de la Nación en original, la liquidación de beneficios sociales practicada en su oportunidad, la certificación del cese según su causa debidamente amparado en la norma particular(9) e inclusive los certificados de liberación de CTS y de trabajo en copia simple, de ser el caso.

Cabe resaltar que la solicitud de consignación de pago de beneficios sociales deberá tener defensa cautiva, es decir, firma de un letrado, fuera de presentarse las copias respectivas de la solicitud (juzgado, demandado y cargo).

Sobre la posibilidad de presentar contradicción a la solicitud de consignación por parte del ex trabajador demandado; Existe la posibilidad derivada de la propia norma(10), de que el ex trabajador demandado presente su contradicción contra la solicitud de consignación de pago de sus beneficios sociales presentada por su ex empleador. El principal fundamento, obviamente, debería ser el mal cálculo de los beneficios que ha sido establecido en la liquidación respectiva, de lo cual podrá darse cuenta una vez que se le notifique con la solicitud, respectivamente. Cabe resaltar, por último, que el plazo que tendrá el acreedor –en este caso el ex trabajador–, para contradecir la solicitud de consignación es de cinco (5) días hábiles de notificado.

A continuación, ofrecemos un esquema para detallar el flujo de plazos que debería cumplir la judicatura para esta clase de procesos, tomando en cuenta que en lo no señalado por la NLPT, regirá supletoriamente lo establecido en la Sección Sexta – Título I, artículo 754 del Código Procesal Civil del siguiente modo:
b

 

Email:


avatar

Sobre carlos avila