El 70% de la masa laboral en el Perú está en la informalidad

gradosministro

Entrevista. El titular del sector sostiene que el objetivo a 2021 es duplicar la formalidad laboral en el país, y, en este sentido, la Sunafil deberá colaborar con acciones preventivas. También se impulsarán la capacitación y la información del mercado de trabajo.

¿Qué política laboral implementará en su gestión?

–Será parte de la estrategia general del Gobierno. El presidente de la República, Pedro Pablo Kuczynski, manifestó que quiere hacer una revolución social, que involucre infraestructura y grandes obras para los sectores más pobres, pero también una mayor inclusión social productiva y de formalización. Tenemos cinco grandes líneas de acción para el siguiente quinquenio.

–¿Cuáles son esas acciones a implementar?

–La primera busca una formalización creciente de la fuerza laboral. El 70% de la masa laboral en el Perú está en la informalidad, sea porque están subempleados; empleados por empresas informales y semiinformales; o porque están autoempleados. Este segmento de la población no tiene seguridad social ni beneficios laborales básicos.

La segunda plantea priorizar la facilitación de la inserción de los jóvenes en el mercado laboral. Actualmente, tienen una tasa de desempleo cercana a cinco veces la registrada por las personas maduras. Asimismo, más del 60% de los jóvenes que ingresan a un trabajo realizan labores que no tienen relación con lo que estudiaron, o están en un nivel absolutamente básico a pesar que ya tienen algún tipo de estudio técnico o académico.

Tenemos que corregirlo, por lo tanto, trabajaremos planes de formación técnica profesional, pasantías con cadenas productivas, servicios para emparejar mejor la oferta con la demanda laboral, sobre todo en el entorno de los jóvenes.

–¿Y las demás medidas?

–Una tercera línea tiene que ver con la legislación laboral, pues es un tema difícil e importante. Vamos a propugnar que en estos cinco años nuestra legislación laboral se ordene, se modernice y sea un instrumento favorable al crecimiento de la fuerza laboral formal, y la inserción de quienes están en la informalidad.

Hay un cuarto eje muy importante, es la inclusión social y equidad en la fuerza laboral, que consiste en erradicar el trabajo infantil y el forzoso, dar mayores oportunidades a las personas con algún nivel de discapacidad, cerrar cada vez más la brecha de inequidad de género en el trabajo.

El quinto eje es el fortalecimiento y mayor despliegue de nuestros programas promotores como Trabaja Perú, Jóvenes Productivos, Impulsa Perú, Perú Responsable, entre otros, que buscan fortalecer competencias laborales.

Adicionalmente, se quiere mejorar todos los procesos internos del ministerio, destrabar temas, lograr una mayor eficiencia de la gestión interna, para brindar un mejor servicio al usuario de los servicios del ministerio.

–¿Se incrementará el presupuesto para los programas dirigidos a los jóvenes?

–El presupuesto del Ministerio de Trabajo y Promoción del Empleo (MTPE) para el próximo año está prácticamente fijado, porque maneja una cantidad relativamente pequeña. Tendremos una reunión de trabajo con el Ministerio de Economía y Finanzas (MEF) para analizar en detalle esa estructura.

Se potenciará, al máximo, tanto el nivel de recursos económicos como la organización de los programas juveniles, y además se otorgará un dinamismo importante para que el impacto esté mejor focalizado en grupos que más lo requieran. Asimismo, para 2018 tendremos el primer presupuesto que elaboraremos integralmente, en el que buscaremos otorgar mayores recursos a los sectores.

–¿Habrá un aumento significativo?

Los plantearemos. Mi visión es que estos programas sí ameritan asignarles mayores recursos, porque creo que pueden ser muy efectivos.

– ¿Qué mecanismos implementará para aumentar la formalización de la fuerza laboral?

–El objetivo central es duplicar la formalidad laboral en cinco años, ese es un reto significativo. El presidente Kuczynski comentó que se quiere crear un millón y medio de nuevos puestos de trabajo y formalizar a un millón y medio de puestos informales.

Pero los nuevos puestos de trabajo deben crearse en el sector formal, y para ello se elaboran medidas tributarias y económicas. El ministro de Economía y Finanzas, Alfredo Thorne, lidera ese esfuerzo e informará en el momento que corresponda.

Ahí tenemos que insertarnos para asegurar que este esfuerzo del Estado –de modernizar la gestión de las empresas, facilitar su pase a la modernidad mediante temas tributarios, económicos y de organización– esté alineado con la generación de empleos formales.

Con respecto a los puestos informales o semiinformales, tenemos que buscar formas creativas para que la legislación laboral, que facilite el tránsito de la informalidad a la formalidad. Siempre que se habla de ello, hay preocupación de qué pasa con la legislación y los derechos laborales, nosotros no vamos a sorprender a nadie, no va a haber ningún tipo de medida que se intente realizar forzadamente.

–¿Cómo articular una legislación laboral que haga competitivo al país en el comercio global sin pérdida de derechos?

–El Perú tiene que ser un país competitivo. El país creció en los últimos años en virtud a una expansión significativa de las exportaciones. Por lo tanto, tenemos que ser competitivos en los mercados internacionales.

Consideramos que es sesgado pensar que la única manera de ser competitivo es que los trabajadores tengan menos derechos, porque si se evalúan los niveles de remuneración locales respecto a los internacionales, los primeros son relativamente bajos.

Ante un mayor grado de productividad se pueden elevar los salarios, los trabajadores tienen más opciones para cubrir mejor sus necesidades, contar con legislación laboral más actualizada, pero igualmente gozarán de sus beneficios.

–¿Cómo lograr incrementar la productividad?

– La informalidad en el Perú es una de las grandes trabas, sobre todo de largo plazo, si seguimos con una economía tan informal el crecimiento del país se verá frenado en un determinado momento.

El ministro de Economía y Finanzas, Alfredo Thorne, lo explica muy bien, él propugna buscar la productividad mediante la formalización, el acceso al crédito, a la tecnología, con trabajadores más capacitados, ciclos de mejor formación laboral en el trabajo, un mejor enganche entre la oferta y demanda laboral.

Actualmente, muchos jóvenes terminan estudiando –lamentablemente– profesiones o carreras que no tienen un gran mercado laboral en el país, y al haber una sobreoferta bajan los sueldos en el mercado de trabajo.

Regímenes especiales

El ministro Grados sostuvo que es respetuoso de los derechos laborales, por lo tanto, las innovaciones que se realicen tendrán que salir de una sociabilización de las medidas. “Ahora, ¿qué podemos visualizar? Determinados regímenes especiales, que no estén dirigidos a grupos de personas como ocurrió con la ley para los jóvenes, que fue frustrada en el Gobierno anterior, sino para sectores productivos que queramos promover”.

Los sectores tendrán que ser priorizados en el Consejo de Ministros por la estrategia de crecimiento económico del país, para lo cual se elaborarán los proyectos de ley respectivos de manera multisectorial. “En esa línea tenemos que trabajar, con determinado nivel de creatividad, para facilitar la inserción laboral”.

Consultado si esta estrategia irá de la mano del plan de diversificación productiva, dijo que esa es una iniciativa del ministro de la Producción, Bruno Giuffra, y él dará las medidas para promoverla.

“Nosotros estaremos listos para cuando esa estrategia se priorice, a fin de potenciarla y generar empleo”, comentó.Por lo tanto, el titular del MTPE enfatizó que “los regímenes, sectores prioritarios, procesos que inserten mejor a los jóvenes para que lleguen mejor preparados a la vida laboral, entre otras medidas, son las que tenemos que analizar en torno a la formalización”.

Email:


avatar

Sobre kiara Sanchez P.